CRUCE DE CAMINOS

Relojería Alemana y Rolex

Una historia de tradición y pasión por la manufactura relojera de más de 140 años.

Atraídos por su visión compartida, la familia Fuster y Rolex comenzaron su exitosa relación en la década de los 30. El establecimiento más antiguo de Relojería Alemana, ubicado desde sus inicios en la calle Colón de Palma, estaba regentado por Pablo Fuster, bisabuelo de la actual generación. Su hijo Gaspar se une al negocio en 1937, trayendo consigo la innovación y la visión de futuro que le llevaron a traer las grandes marcas europeas a Mallorca.

Gracias a su precisión, hermeticidad y robustez, pioneras en la industria, los relojes Rolex empezaron a verse en las muñecas más conocidas del mundo. A su vez, Relojería Alemana, a través de su experiencia, tradición y la exclusividad, fue evolucionando constantemente, ampliando sus puntos de venta y convirtiéndose en el referente de la industria joyera de Mallorca en las Islas Baleares.

ROLEX Y RELOJERÍA ALEMANA

Desde el nacimiento de la relación entre Rolex y Relojería Alemana, como distribuidores oficiales de la marca en la isla de Mallorca, esta se ha mantenido durante más de 70 años, adaptándose a los tiempos y compartiendo y transmitiendo los mismos valores de precisión, calidad y excelencia.