Desde 1879

NUESTRA HISTORIA

Legado de generaciones


Relojería Alemana fue fundada en 1879 por el emprendedor alemán Guillermo Krug, en la calle Colón de Palma de Mallorca, quien lega el establecimiento a su amigo y colaborador Pablo Fuster Cortés, al morir sin descendencia. Desde 1968, y bajo la dirección de la segunda generación, Pablo Fuster Tarongí, hijo de Gaspar Fuster Forteza, Relojería Alemana apuesta por la exclusividad, por piezas únicas internacionales y por las mejores marcas europeas, como Rolex, Patek Philippe, Zenith o Breguet, que por primera vez llegaron a España de la mano de Relojería Alemana.
 

Calidad, tradición y renovación son los pilares fundamentales que han permitido al establecimiento crecer con nuevas tiendas en lugares emblemáticos como el Paseo del Borne y la calle Colón en el centro de Palma, así como el icónico Puerto Portals.
 

A día de hoy los hermanos Blanca, Paula y Pablo Fuster, cuarta generación al frente de Relojería Alemana, siguen apostando por la tradición y el savoir faire que les ha llevado a celebrar su 140 aniversario en 2019. La capacidad de adaptación e innovación les han permitido amoldarse a un público cada vez más exigente, convirtiendo la venta tradicional en una experiencia de compra, donde priman los detalles y una atención personalizada.